EVANGELIO DE LA MISA DE LA NOCHE DE NAVIDAD

Gloria a Dios en las alturas, en la tierra paz, a los hombres, hermosísimo mensaje de parte de Dios, y es la buena voluntad que Dios motiva en los hombres

Podemos suponer muchas cosas de Dios en la expresión “Y en la tierra Paz a los hombres” esta Paz es de Dios a todos nosotros y es armonía, concordia, amistad, y alianza. El sentido del cántico es la glorificación que tiene Dios, que se lo supone viviendo en el cielo, al comenzar la obra redentora con el Mesías en la tierra, y por lo cual se sigue la paz. Esta paz que para el judío era la suma de todos los bienes, y aquí es la suma de todos los bienes mesiánicos, que se van a dispensar a los hombres de buena voluntad en quienes Dios se complace.

Los pastores fueron con presteza. A media hora de camino estaba Belén. El signo se cumple al encontrar lo que los ángeles les anunciaron. Los pastores, aquellos días fuertemente impresionados, lo divulgaron, y la gente se maravilló. En otro tiempo se mandaba a los ángeles para castigar, como cuando fueron enviados a los israelitas, a David, a los sodomitas y al valle de los que lloran (Jud 2) Pero ahora por el contrario cantan en la tierra dando gracias al Señor, “porque se ha dignado manifestar su venida a los hombres”. (San Crisóstomo)

También alaban al Señor porque ponen las voces de su canto en armonía con nuestra redención. “Nos ven recibidos en su gracia y se congratulan que se llene su número”. (San Gregorio Magno, Moralia 28, 4.)

Desean también la paz en la tierra para los hombres, añadiendo: «Y paz en la tierra a los hombres» porque, habiendo nacido el Salvador según la carne, respetan como compañeros ahora a los que despreciaron antes como enfermos y abatidos. (Beda.)

Esta paz, pues, fue hecha por Jesucristo: El mismo nos reconcilió con Dios y con el Padre, perdonando nuestros pecados y pacificando a los dos pueblos en un solo hombre, y componiendo un solo redil de los habitantes del cielo y de la tierra. (San Cirilo Catena aurea ES 9213)

Paz a los hombres de buena voluntad, en EL (Dios) se complace, paz para aquellos que reciben bien el nacimiento del hijo de Dios, El Señor, El Mesías, El Salvador.

Quizás no haya paz para los incrédulos (Is 57), pero sí la hay abundante para los que aman el nombre de Dios.

“GLORIA A DIOS EN LAS ALTURAS Y EN LA TIERRA PAZ A LOS HOMBRES EN QUIENES ÉL SE COMPLACE”

Por: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: