DOMINGO XVII DEL TIEMPO ORDINARIO (Ciclo B)

Cada viernes nos reunimos todas las monjas para celebrar la Lectio , para compartir nuestra oración, nuestra meditación sobre el evangelio del domingo.

Esta semana el evangelio era muy sugestivo: la multiplicación de los panes. Muchas cosas se dijeron, todas profundas, todas revelando el pensamiento o el deseo de cada persona.

Pero hubo una idea que me gustó mucho, en la que todavía estoy pensando.

Comenzó peguntándose cómo los apóstoles supieron que había un chico con cinco panes y unos pocos pescados, y se vio en esto el deseo de  los hombres de corazón recto de ayudar al Señor; pero lo más importante, cómo aunque no podamos hacer milagros, sí podemos ser mediadores de ellos; esto es, podemos mirar a nuestro alrededor para buscar lo necesario y también para ver la necesidad, podemos proponer soluciones a problemas, podemos preguntar al Señor ¿por qué no nos ayudas?; de esta forma ya estaremos provocando el milagro, porque donde hay un corazón inquieto por el bienestar de los demás y por obedecer al mandamiento de Jesús, siempre habrá una respuesta milagrosa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: