FIESTA DE SANTA TERESA DEL NIÑO JESÚS, Patrona de las misiones

El 1 de octubre se celebra la fiesta de santa Teresita del Niño Jesús y de la santa Faz, también conocida como santa Teresa de Lisieux.

He dedicado muchas entradas a hablar de ella. Aquí recojo algunas, que pueden consultar haciendo un click sobre los títulos:

– La familia de santa Teresita. Presentación de los padres y hermanas de Teresita.

– Hablando de santa Teresa de Lisieux. Les propongo tres cortos videos en los que hablo de santa Teresita. El primero es una presentación general, en el segundo comento una poesía de la santa, en el tercero repaso su biografía.

– Santa Teresita en mil palabras. Breve presentación de su vida y enseñanzas.

– Santa Teresita en su contexto histórico. Aquí presento su ambiente histórico, para que podamos comprender mejor su contexto y la novedad de su propuesta.

– Santa Teresita, enamorada de Jesús. Santa Teresa de Lisieux no habla de Dios en abstracto. Ella no está enamorada de un Dios sin nombre ni figura, sino de Jesús de Nazaret, de su evangelio, de los misterios de su vida mortal, de su presencia gloriosa en los sacramentos de la Iglesia y en el corazón de los creyentes…

– Teresa de Lisieux: una maestra del evangelio. Al leer los escritos de santa Teresita se puede comprobar que ella está convencida de que el maestro divino la instruye cuando lee la Sagrada Escritura, en la que encontró la iluminación para sus intuiciones más profundas…

– Teresa de Lisieux: la justicia y la misericordia de Dios. En cierto momento de su vida, Teresa comprende que en Dios no puede haber diferencias entre la justicia y la misericordia. La justicia distributiva pide dar a cada uno lo suyo, pero hay otra manera de justicia más radical, que consiste en la honestidad, en hacer lo que se tiene que hacer, en actuar en conformidad con la naturaleza de las cosas…

– La auto-aceptación en santa Teresita del Niño Jesús. Teresa no solo acepta resignada su debilidad; termina por asumirla gozosamente, por amarla, sabiendo que no es ella la que tiene que salvarse a sí misma. La salvación es algo tan precioso que solo se puede recibir como un regalo inmerecido. Para ella, este fue el inicio de su liberación interior, de su madurez espiritual, de su paz tan profunda.

– La «confianza sin límites» de santa Teresita. Teresa sabe que una madre no se enfada cuando su hijo pequeño, que está aprendiendo a caminar, cae al suelo; sino que se preocupa por si se ha hecho daño y le levanta con afecto, animándole a volver a intentarlo. Lo mismo hace Dios: él sabe que estamos aprendiendo a ser santos y no se enfada por nuestras faltas, porque nos ama y solo desea nuestro bien. Por eso nos ayuda a levantarnos después de cada caída y nos da ánimos…

– Teresa de Lisieux: Las manos vacías. Teresa comprende que, ante Dios, sus obras no tienen ningún valor. Ni las buenas ni las malas, ya que «ante el Señor, todas nuestras obras no son nada» y los pecados de los que confían en él son «como una gota de agua echada en un brasero ardiente». Como consecuencia, se decide a presentarse ante Dios «con las manos vacías». No quiere acumular méritos ni reclamar ningún premio por sus obras, ya que sabe que Dios desea darle mucho más de lo que ella merece y mucho más de lo que ella puede soñar: a sí mismo. Quiere amar a Jesús «con locura», pero sin llevar cuentas de las obras del amor, sin cálculos humanos, gratuitamente…

– El caminito «de la infancia espiritual» de santa Teresita. Teresa alcanza la cima de su madurez cuando emprende su «caminito» de confianza y abandono; se hace grande al reconocerse pequeña e imperfecta ante Dios, al reconciliarse con su verdad y con su historia, al no esperar la salvación de sí misma, sino solo de Dios: «Jesús se complace en mostrarme el único camino que conduce a esa hoguera divina; ese camino es el abandono del niñito que se duerme sin temor en los brazos de su Padre»…

– Teresa de Lisieux: Su experiencia de solidaridad con los incrédulos. Este aspecto es, posiblemente, lo que más sorprende a nuestros contemporáneos y lo que la hace más cercana a nosotros.

– Ven y reina en mi pecho nada más que por hoy. En este poema, Teresa dice a Jesús que solo tiene el momento presente para amarle, le pide que la sonría, que descienda a su pecho «nada más que por hoy»…

– Vivir de amor. Poesía de santa Teresita. En ella, Teresa reflexiona sobre lo que significa vivir y morir de amor. Ella sabe que morirá pronto y está escribiendo su autobiografía con una mirada serena y madura sobre su presente, pasado y futuro….

– Santa Teresita y el Sagrado Corazón. Santa Teresita compuso una preciosa poesía al Sagrado Corazón de Jesús, para cantar con una melodía popular. Teresa dice que busca un corazón que la ame tal como ella es, que ame todo en ella (no solo lo agradable) y que la ame para siempre. Algo imposible de hallar sobre la tierra…

– Santa Teresita y el Corpus Christi. Teresa deshojó su vida a los pies de Jesús, como una ofrenda de amor. Lo cantó en una poesía que se titula «Arrojar flores»…

– Santa Teresita y la Virgen María. Santa Teresa dice en sus escritos que no le gustan las vidas “imaginadas” de María. No necesita oír hablar de sus “privilegios” para amarla. A ella le basta con lo que dice el evangelio: que María es una mujer sencilla, modelo de fe y de servicio. Efectivamente “es más madre que reina”. Antes de morir quiso dejar en una poesía todo lo que pensaba de María. Transcribo algunas líneas de esta poesía (la última que escribió), que ella tituló “Por qué te amo, María”.

– Poesía de santa Teresita a san José. En ella reflexiona sobre la vida escondida de san José, hecha de contemplación y de servicio a Jesús y a María, en pobreza y en soledad…

– Textos cantados de santa Teresita. Un canto en su honor del grupo mexicano Jesed y una selección de frases suyas cantadas por las carmelitas descalzas de Mar del Plata en Argentina.

– La misión de santa Teresita en la Iglesia. Ella es consciente de que sus escritos «pueden hacer mucho bien», por eso insiste en que «es muy importante» que se publiquen. También intuye que los que los leerán le agradecerán que los haya escrito y afirma que «todo el mundo me amará»…

– Historia póstuma de santa Teresita. Historia de sus escritos, del proceso de canonización y del «huracán de gloria» que la envolvió.

– Santa Teresita sigue siendo actual. La vida de Teresita es historia de salvación y sus intuiciones espirituales las ha vivido antes de ponerlas por escrito. El teólogo Hans Urs von Balthasar presentó a Teresa de Lisieux como el modelo en quien se realiza plenamente la fusión entre teología y espiritualidad…

– Santa Teresita y los Papas. Todos los Papas que han vivido después de santa Teresita han tenido palabras elogiosas hacia ella. Aquí recojo algunos testimonios.

– Viajes de las reliquias de santa Teresita. Los restos mortales de Santa Teresa de Lisieux se encuentran recorriendo el mundo desde 1994 en una extraña peregrinación, lo que supone un acontecimiento mundial sin precedentes. Normalmente son los fieles los que peregrinan a los lugares santos, como Jerusalén, Roma o Santiago de Compostela. En este caso es al revés, son las reliquias de Santa Teresita las que visitan a los fieles…

– Santa Teresita y «La leyenda del santo bebedor». A la luz de las enseñanzas de santa Teresita, podemos comprender que la narración de Roth quiere mostrar que incluso un gran pecador, un fracasado, alguien cuya vida aparentemente no tiene ningún valor, puede aspirar a la salvación, a condición de que reconozca la propia incapacidad de salvarse y no pierda el deseo de ser salvado…

Padre Eduardo Sanz de Miguel, OCD

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: