DOMINGO XXVII DEL TIEMPO ORDINARIO (Ciclo B)

LECTURA ORANTE DEL EVANGELIO:

Marcos 10, 2-16 

“Ya toda me entregué y di, y de tal suerte he trocado, que mi Amado es para mí y yo soy para mi Amado” (Poesía de Teresa de Jesús).

Se acercaron unos fariseos y le preguntaron a Jesús, para ponerlo a prueba: ¿Le es lícito a un hombre divorciarse de su mujer?

Van a Jesús con un problema real, aunque sea para ponerlo a prueba. El problema también es de hoy. La vieja mentalidad ha endurecido el corazón y ha hecho olvidar los caminos de la vida. ¿Es lícito romper la comunión? ¿Se puede perder el amor? ¿Tiene justificación alguna seguir con el dominio del varón sobre la mujer, de los poderosos y grandes sobre los débiles y pequeños? ¿Qué dice Jesús, tan cercano al pueblo, tan fiel a la voluntad de Dios, tan libre? “¿Qué queréis, Señor, que haga? De muchas maneras os enseñará allí con qué le agradéis” (Santa Teresa, 7M 3,9).

Al principio de la creación Dios los creó hombre y mujer. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne.

Jesús va a las raíces de Dios, fuente de todo amor. No habla de divorcio, hablade amor. Dios nos ha creado para ser felices en un proyecto de comunión de vida y amor. En el darse uno al otro está la plenitud. El verdadero enemigo del matrimonio es el egoísmo. El matrimonio es un sacramento, es un signo del amor que es Dios. El matrimonio es una escuela de amor, pero es también la prueba de fuego para aquilatarlo. Ninguna otra relación llega a tal grado de profundidad. Desde Dios es posible vivir el matrimonio como amor, libre y gratuito, sin imposiciones ni dominios falsos. Porque solo hay amor entre personas libres e iguales, donde se despliega la capacidad de darse. Jesús, con estas palabras, defiende al pobre, a la mujer repudiada y ninguneada. La vivencia del amor es tan bella, que justifica que el varón y la mujer abandonen el yo (padre y madre) y se pongan a vivir desde el ‘nosotros’ creando una historia de amor juntos. “Ya era tiempo de que sus cosas tomase ella por suyas, y él tendría cuidado de las suyas” (Santa Teresa, 7M 2,1).

Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.

Con Jesús llega la novedad. El amor es una teofanía, es una relación mística con Dios. El matrimonio es indisoluble cuando se da un mutuo y auténtico amor. El amor que se termina indica que no ha sido auténtico. Nuestros pecados contra el amor no empañan la belleza del plan de Dios. Hay un primer amor, el de Dios, en el que se cimientan todos los demás amores. El bien de los seres humanos está en la comunión, en el intercambio de dones, en la solidaridad más honda y real. La comunión de vida y amor cura la soledad, afronta la pobreza, ofrece respuestas creativas a la destrucción del ser humano. El matrimonio es un espacio de Dios, una parábola de comunión en un mundo roto, un lugar de bendición de Dios para la humanidad, es la poesía humana en la que se dice el amor de Dios. En todo amor verdadero se dice Dios y siempre tienen sitio los pequeños. “Pareceros ha que estos tales no quieren a nadie, ni saben, sino a Dios. Mucho más, y con más verdadero amor, y con más pasión y más provechoso amor: en fin, es amor. Y estas tales almas son siempre aficionadas a dar mucho más que no a recibir; aun con el mismo Criador les acaece esto. Digo que merece este nombre de amor, que esotras aficiones bajas le tienen usurpado el nombre” (C 6,7). “Todos los demás amores (dependen) de este amor” (Santa Teresa, V 40,4).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: