DOMINGO XXII DEL TIEMPO ORDINARIO (Ciclo C)

Julio Alonso Ampuero

Meditaciones Bíblicas sobre el Año Litúrgico

Fundación Gratis Date, Pamplona, 2004
El único camino

Jesús siempre va a lo esencial. Él, que conoce el corazón del hombre» (Jn 2,25), sabe que, desde Adán, nuestro más grave mal es el deseo de sobresalir. Sin embargo, nunca es más grande el hombre que cuando se siente pequeño delante de Dios. La humildad es su lugar, pues no puede exhibir delante de Dios ningún derecho. Todo lo que es y tiene lo ha recibido: ¿De qué enorgullecerse? (1 Cor 4,7). Y, por otra parte, ¿qué son todas las grandezas humanas al lado del puesto en que hemos sido colocados por gracia junto a los santos, los ángeles y el mismo Dios?

«El que se humilla, será ensalzado». Como tantas otras palabras del evangelio, esta frase nos da un verdadero retrato del propio Cristo. Él es el que verdaderamente se ha humillado, despojándose totalmente, hasta el extremo de la muerte en cruz. Por eso precisamente Dios Padre le ha exaltado sobremanera y le ha concedido una gloria impensable (Fil 2,6-11). Él nos enseña por dónde se alcanza ese oculto deseo de gloria que todos llevamos dentro. La humillación es el único camino, no hay otro. Cristo quiere desengañarnos y lo hace convirtiéndose él en modelo y caminando por delante.

La última parte del evangelio nos recuerda: ¡Cuántos actos inútiles y sin provecho para la vida eterna porque buscamos de mil maneras recompensa y paga de los hombres!

DOMINGO XXI DEL TIEMPO ORDINARIO (Ciclo C)

Lectura orante del Evangelio: Lucas 13, 22-30

“No tengamos miedo de cruzar la puerta de la fe en Jesús, de dejarle entrar cada vez más en nuestra vida” (Papa Francisco). 

‘¿Serán pocos los que se salven?’

Caminamos con Jesús, vamos con muchos hermanos y hermanas, compartimos, con todos, los dolores y gozos de la humanidad, soñamos un mundo nuevo. Hay muchas cosas que desconocemos, pero nos acompaña una gran certeza: El Padre quiere que todos sus hijos se salven; para todos tiene preparada la misericordia. Dios nos espera para salvarnos. Saber esto nos da confianza y nos llena de alegría. Nuestra salvación está en tus manos, Señor.

‘Esforzaos a entrar por la puerta estrecha’.

Jesús tiene algo importante que enseñarnos. La salvación no es un tema de curiosidad sino de compromiso. Jesús no rebaja las exigencias. Hay una puerta ancha y una puerta estrecha. Dios es puerta siempre abierta, pero nuestra mentalidad se resiste a entrar por la novedad de salvación que ofrece Jesús. En ese sentido la oferta es exigente. Al yo le duele morir a sus apegos y mientras no muera no podrá despertar a la verdad de lo que ya somos por gracia: amados hasta la locura por el Dios que solo sabe amar. Lo decisivo es vivir con una actitud lúcida y responsable para acoger la salvación del Dios Bueno. Espíritu, ayúdanos a cruzar a la otra orilla, la del amor incondicional del Padre. 

‘Señor, ábrenos’. 

Jesús nos abre los ojos con una parábola de contraste. No son nuestros pretendidos derechos los que nos abrirán la puerta. La puerta ya está abierta si nos ponemos en verdad ante nosotros, ante Dios, ante los demás; sin otra pretensión que la de ser amados y de amar. Aquí, y no en nuestras obras ni en nuestras pretensiones de que vean nuestra perfección, está nuestra confianza. Jesús es la puerta y, al entrar por ella, aprendemos a vivir como él. Bendito y alabado seas. 

‘No sé quiénes sois’. 

¿Palabra duras de Jesús? No. ¿Palabras verdaderas? Sí. Siempre palabras de confianza. Porque denuncian la esterilidad de muchos planteamientos religiosos y no reconocen las etiquetas de perfección que nos ponemos y que solo sirven para hinchar el ego. Estar con Jesús y vivir su Evangelio, amar, esa es la clave para que Jesús nos reconozca y nos tenga por amigos. Abrazados a ti, Jesús, caminando contigo, dinos quiénes somos. 

‘Vendrán de Oriente y Occidente, del Norte y del Sur y se sentarán a la mesa en el Reino de Dios’. 

La novedad es una salvación compartida, recibida como una gracia. Todos aprendiendo de todos, sin envidias ni privilegios. Lectores humildes de los signos de los tiempos. Sin más derechos que la alegría y el servicio, la compasión y la integración. Caminando en comunión, con relaciones abiertas, gratuitas. ¡Nueva humanidad!, donde Dios es de todos y no hay fronteras. Gozo de los pueblos al compartir el mismo pan, que es nuestro. Fieles, de verdad, a Jesús, haciendo viva su memoria. Así cruzamos la puerta estrecha para ver el amanecer de Dios sobre el mundo, así recibimos la salvación como una gracia. Gracias, Jesús, por tu amor. 

¡FELIZ DOMINGO!