«Mi casa es casa de oración.»

«Santificó el Señor su tabernáculo, porque esta es la Casa de Dios donde se invoca su nombre del cual está escrito: Mi Nombre habitará allí, -dice el Señor-.»

Cada año tiene lugar en nuestro Monasterio una celebración litúrgica de gran significado y riqueza espiritual. La Dedicación de nuestra Iglesia, la Consagración del Templo, realizada un 14 de junio de 1957 por D. Vicente Enrique Tarancón, Cardenal, q.e.p.d.

Las doce velas permanecen encendidas desde las I Vísperas, significando las doce columnas sobre las que se fundamenta el edificio, las doce tribus de Israel.

El templo espiritual somos cada uno de nosotros, donde mora Dios y se realiza el Encuentro con El. Nuestra Iglesia es el lugar de culto que cuidamos con esmero para que Dios sea alabado y glorificado; queriendo que nuestro corazón sea también el lugar donde el Señor sea acogido. Al igual que a Zaqueo el Señor nos dice: «Hoy tengo que alojarme en tu casa», y, «Hoy Dios ha dado la salvación a esta casa».

«Qué deseables son tus moradas, Señor de los ejércitos». Salmo 83

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: